domingo, 22 de enero de 2012

El regreso de Mona Lisa

Dicen que uno encuentra las cosas que ha perdido cuando ya no las busca. Tal afirmación se demuestra más a menudo de lo que sospechamos, sobre todo cuando se trata de objetos que tienen vida propia. Ese es el caso de little Mona Lisa (para recordarla aquí), la cual el pasado 14 de enero a las doce del mediodía reapareció envuelta en su sobre azul de la Fira de Santa Llúcia.
little Mona Lisa & Diminuta Mona Lisa
Si retomo la historia donde la dejé en diciembre, lo primero que descubro es que la Giocondita ha estado fuera un mes y una semana exactamente. Estos son casi cuarenta días de ausencia, espacio de tiempo que podría interpretarse como una cuarentena iniciática. Ahora bien, desconozco por completo en qué puede haber consistido tal iniciación. Yo di por supuesto que se había ido a París a visitar a su hermana mayor. Sin embargo, su rostro sigue siendo tan impenetrable como siempre y creo que nunca encontraré la manera de averiguarlo. Además, tampoco sé si ha venido para quedarse...
Por otro lado, se me plantea otra cuestión. Ahora tengo a little Mona Lisa (la que se fugó) y a Diminuta Mona Lisa (la que me regalaron en su lugar). A la segunda no la voy a dar, ya que de tanto pasearla la reconozco como mía, y a la primera tampoco la quiero soltar porque, al fin y al cabo, yo la compré.
Llegados a este punto, seguro que alguno de vosotros se estará preguntando adónde quiero ir a parar. Dos son las respuestas. Primera, siempre será más divertido decir que little Mona Lisa tenía inquietudes viajeras a que se me traspapeló. Segunda, a menudo la vida funciona así. En ocasiones los deseos se nos conceden cuando ya no luchamos por ellos y en otras conseguimos más de uno a la vez. Si en algún momento de vuestra existencia habéis tenido que elegir entre cosas que habíais deseado por separado y que, a diferencia del "Asunto Mona Lisa", no eran compatibles, ya sabréis a qué me refiero.
© Elisabet Gimeno Aragón 2012

domingo, 15 de enero de 2012

¡Pillada con las manos en la masa!

Sacar a la "niña problemas" de su torre de marfil es uno de los muchos ¿buenos? propósitos para este año que acaba de empezar. No obstante, como que con la intención no basta, necesitaba la ocasión y al tercer día del año la encontré por casualidad. Leny del blog Cocina de muerte lenta organiza un sorteo con motivo de San Valentín. 
A pesar de que dicen que lo hago bien, cocinar ya no me gusta como antes, quizá porque es una obligación con la que cumplo cada día. Por eso mismo, general fue la sorpresa cuando ayer me pillaron preparando unos dulces que, en principio, no figuraban en el menú oficial del día. Y el asombro aún fue mayor cuando conté que aquellas tostas eran para un sorteo con motivo de San Valentín. Ahora bien, el San Valentín que propone Leny es una fiesta en la que tiene cabida todo tipo de cariño. Así que este es el enlace por si os animáis:
http://cocinademuertelenta.blogspot.com/2012/01/fantastico-1er-sorteo-san-valentin.html


He elegido una receta muy fácil que medio me inventé para un cumpleaños de mi madre en el que había mucho por hacer y poco tiempo para cocinar. Además, es ideal para cualquier ocasión como una merienda, una fiesta o un gabinete de crisis con alguno de vuestros amig@s. Aquí la tenéis:


TOSTAS DE CHOCOLATE:

Ingredientes: 100 g de chocolate especial para postres -100g de mantequilla -100 ml (1/2 vaso) de nata para montar -8 rebanadas de pan de molde -la mermelada que más os guste combinar con chocolate (yo he elegido la de naranja amarga) -Azúcar.

  1. Se empieza calentando la nata en un cazo. Cuando arranque a hervir se retira del fuego y se añade el chocolate troceado y la mitad de la mantequilla. Se remueve hasta obtener una crema fina y luego se deja enfriar.
  2. Se cortan las rebanadas de pan, podéis elegir la forma que más os guste. Las dos caras se untan con el resto de la mantequilla y se pasan por el azúcar. Después se tuestan a horno fuerte hasta que estén doradas, luego se untan con la mermelada y se cubren con la crema de chocolate. Para la presentación podéis espolvorear algún fruto seco o fideos de chocolate. Una vez las hayáis adornado se dejan enfriar hasta que el chocolate se haya solidificado.
Dos consejos: Primero, también pueden utilizarse brioches o bollos en lugar de pan. Segundo, un poco de canela en polvo siempre le dará un toque morboso al chocolate.
© Elisabet Gimeno Aragón 2012



martes, 3 de enero de 2012

Los cadáveres exquisitos visitan la escuela de música

En su búsqueda de un arte en el que no interviniera la razón los surrealistas emplearon técnicas como la del collage mediante la cual ensamblaban objetos incongruentes. Si a este deseo le sumamos la voluntad de lograr que el arte nazca de la inmediatez, resulta muy fácil entender el juego llamado "Los cadáveres exquisitos" que Breton y Hugnet inventaron en 1926.
Interpretación del concepto "cadáver exquisito" realizada
por el ilustrador francés  Jules Julien

El 20 de diciembre del recientemente año pasado fue el último día de clase en la escuela de música en la que trabajo. Los niños querían hacer algo especial. Así que tres semanas antes les dije que jugaríamos a "Los cadáveres exquisitos". Intrigadísimos llegaron ese martes a clase Ariadna, David, Íngrid y Núria. Más tarde se les unieron Isaac, Pol, Raúl, Pau, Roger, Àlex e Irene. Nunca pensé que les fuera a gustar tanto. Aquí tenéis las frases más curiosas que obtuvimos, la traducción está entre paréntesis:


-L'ornitorrinc ple dorm amb l'ampolla estreta (El ornitorrinco lleno duerme con la botella estrecha)
-Un Manolito rosa trepitja un frankfurt lluminós (Un Manolito rosa pisa un frankfurt luminoso)
-La bufanda prima beu l'aigua ampla (La bufanda delgada bebe el agua ancha)
-La llum gorda balla amb el paracaigudes verd (La luz gorda baila con el paracaídas verde)
-El caganer divertit camina amb l'hamburguesa baixa (El caganer divertido camina con la hamburguesa baja)
-La música llarga mira a l'Eli trista (La música larga mira a Eli triste)
-La gerra lletja es menja un cotxe gegant (La jarra fea se come un coche gigante)
-L'anell lleig caga una margarida verda (El anillo feo caga una margarita verde)
-L'aixeta morena escriu una hamburguesa divertida (El grifo moreno escribe una hamburguesa divertida)
-Un Adolfo misteriós corre amb una girafa esquerrana (Un Adolfo misterioso corre con una jirafa zurda)


Si queréis jugar a "Los cadáveres exquisitos" estas son las normas "oficiales": cinco personas sentadas alrededor de una mesa. Cada una apunta en un papel, sin que los demás lo vean, el sustantivo que hará la función de sujeto de una frase. A continuación, esta hoja se doblará de modo que los demás no puedan leer la palabra que se ha escrito y se dará al vecino de la izquierda al mismo tiempo que se recibirá del vecino de la derecha su hoja plegada de la misma forma, de modo que cada hoja al finalizar el juego habrá realizado un circuito completo. A continuación se aplica al sustantivo desconocido un adjetivo o un elemento de la frase capaz de calificarlo. La hoja se entrega de nuevo al vecino de la izquierda y se recibe la del vecino de la derecha que habrá ocultado su calificativo como antes. Se realiza la misma operación con el verbo, después con el sustantivo que haga las veces de complemento directo y, finalmente, con el adjetivo o elemento de la frase susceptible de calificar o determinar este sustantivo. Solo hace falta desplegar la hoja de papel y leer el resultado una vez hecha la concordancia gramatical de los elementos de la frase. El ejemplo clásico y que ha dado nombre al juego procede de la primera fase obtenida de esta forma: El cadáver exquisito beberá el vino nuevo (Ramón Nieto, El oficio de escribir, página 80).
Tal como decía, estas son las normas "oficiales" del juego. Sin embargo, se pueden hacer algunas modificaciones que garantizan igual resultado. De esta manera, el número de jugadores puede reducirse hasta tres y sobrepasar los cinco. Además, a "Los cadáveres exquisitos" pueden jugar niños con adultos porque todo el mundo está al mismo nivel. Esto me lleva a creer que seguramente Breton y Hugnet nunca pensaron que una de sus técnicas creativas podía convertirse en un juego de mesa.
© Elisabet Gimeno Aragón 2012


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...