domingo, 25 de noviembre de 2012

Katalonia durmiente y las hadas voladoras

En una dimensión paralela a la nuestra vive una hermosa doncella llamada Katalonia, la cual despertará esta noche de un largo letargo.
Como ocurre en los cuentos de hadas, Katalonia durmiente tiene pretendientes que quieren salvarla a toda costa. Por eso mismo, durante las dos últimas semanas se ha celebrado un reñido torneo cuyo vencedor despertará a la damisela con un beso de amor verdadero. Intrigada como muchos, la niña problemas ha leído las promesas de futuro de cada galán y ha presenciado más de una justa. A simple vista cada uno de los candidatos es el ideal, no hay más que comprobar cómo el photoshop de sus retratos también ha impregnado sus palabras. Ahora bien, al igual que toda rosa tiene sus espinas, al ganador le aguarda un desenlace algo diferente al anhelado.
Ciertamente, el afortunado despertará a la doncella con un beso, pero no iniciarán una feliz andadura juntos. Al mismo tiempo que Katalonia se vaya desperezando el cortejador favorito se transformará en hada madrina. Como tal, su misión será satisfacer con su eficaz varita las diferentes necesidades de nuestra polifacética doncella. No suficiente con este arduo cometido, los pretendientes descartados también se metamorfosearán en hadas voladoras. De este modo, la elegida se verá condenada a trabajar en equipo con el resto de hadas, por mucho que no compartan los mismos colores. Algunas la ayudarán, otras la harán sufrir antes no se decidan y unas pocas ya se transformaron con la firme voluntad de llevarle siempre la contraria.
Sin intención alguna de tomar partido (nunca mejor dicho) por un color determinado, la niña problemas intenta dejar a un lado el escepticismo que la caracteriza y formula su primer deseo a los Reyes Magos. Ojalá esta troupe de hadas voladoras se organice y esté a la altura de unos tiempos tan difíciles para muchos.
© Elisabet Gimeno Aragón 2012

domingo, 11 de noviembre de 2012

Cita con Robert

Tengo pendientes unas cuantas tareas. Entre ellas, una cita con Robert.

Lisa Lyon (1982)
 ©Robert Mapplethorpe Foundation
Hasta el 17 de noviembre la galería Senda de Barcelona acoge una exposición del fotógrafo Robert Mapplethorpe. En ella se pueden ver algunas de sus controvertidas flores, retratos de la culturista Lisa Lyon y fotografías en las que la postura forzada de un cuerpo desnudo se convierte en una auténtica lección de anatomía.
Poppy (1988)
 ©Robert Mapplethorpe Foundation
Como las imágenes Mapplethorpianas siempre requieren un ritual previo, el día que visite la exposición dirigiré mis pasos hacia la galería a la hora azul. En realidad, lo más lógico sería comentar la exposición una vez la hubiera visto. Sin embargo, yo ya sé lo que me espera. Me espera una selección de fotografías en un tamaño mayor al que estoy acostumbrada, bien iluminadas y ordenadas de manera inteligente para gustar al visitante. La imagen de la cantante Patti Smith en el escaparate así lo promete. Disfrutaré mucho, lo sé.
Self Portrait (1980)
©Robert Mapplethorpe Foundation
Exposiciones aparte, hoy quiero recordar la fuerza de las imágenes de este genio que me cautivaron hace ya tiempo. Su obsesión por el cuerpo humano. Sus flores: vehementes como un texto de Sade, pero con una elegancia tan exquisita que hasta podrían decorar las dependencias del más virtuoso. Y sus autorretratos. En especial uno en el que parece un angelote macarra. Entonces, no paro de pensar en la cantidad de ideas que se cruzaron por su cabeza, las que llegó a realizar y las que no. En un principio no eran más que tareas pendientes, algo intrínseco a la naturaleza humana y cuya realización nos diferencia los unos de los otros.

Si quieres ver más fotografías, pincha aquí
©  Elisabet Gimeno Aragón 2012
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...