jueves, 24 de abril de 2014

El mundo sin ella

Hoy quisiera hablaros de Júlia, la hermana de nuestro ya conocido Sir William. Júlia tiene el pelo rizado, unos grandes ojos verdes y pestañas eternas. A veces cecea, es muy coqueta y se entristece cuando Blancanieves muerde la manzana envenenada. Hoy cumple cinco años y este es mi regalo.
Ilustración de Adolie Day
A mí me gusta mucho hablar con Júlia. Recurriendo a la lógica y la sabiduría que le confieren sus años de experiencia, halla sola la respuesta a muchas cuestiones. Y para lo que no sabe siempre pregunta. Así nos encontrábamos un día viendo fotos de cuando ella nació. En unas cuantas aparecía con una moneda de euro en el pecho y, desconcertada, me preguntó la razón. Yo le dije que su padre lo había hecho para inmortalizar los primeros centímetros que le iba ganando a la vida. De este modo, me convertí sin quererlo en informadora oficial de todo aquel pasado anterior a su nacimiento.
Le tuve que contar cómo éramos todos, a qué jugábamos, si también escribíamos la carta a los Reyes y, cosa muy importante, si su abuela Maribel ya cocinaba macarrones. Después de un rato largo saciando sus ganas de saber se le acabaron las preguntas y se retiró para estar sola. Yo creo que le costaba creer que el mundo hubiera arrancado a girar sin su consentimiento. Aunque tampoco es de extrañar, más de uno seguro que piensa lo mismo. Ahora bien, una cosa es absolutamente cierta. Ninguno de nosotros se imagina ya el mundo sin ella. Per molts anys, Julieta!!!
                                                                         © Elisabet Gimeno Aragón 2014
 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...