sábado, 13 de mayo de 2017

La sombra de Rebeca es alargada

Rachel (Olivia de Havilland) y Philip  (Richard Burton) 
            Dan igual las coordenadas espacio-temporales, mientras el sol se pasee por el horizonte la sombra de Rebeca acechará cada vez que un lector se adentre en un libro de Daphne du Maurier con nombre de mujer. Eso mismo pensé cuando me regalaron Mi prima Rachel. Ahora bien, en cuanto leí la primera línea decidí ignorar Manderley y sus habitantes a fin de que la aventura fuera una sorpresa continua. Y así han ido pasando las páginas hasta el insospechado final de Mi prima Rachel.
            Con la historia todavía fresca, tropiezo sin querer con la sombra de Rebeca. Ahora bien, con muchísimas otras de historias ya leídas. Algunas sombras son diminutas, otras mucho más grandes. En realidad, da igual su tamaño porque se acaban pisando las unas a las otras hasta conformar un complejo entramado. Si te fijas un poco, a grandes rasgos descubres que no son tantas como parecen. Son los detalles los que logran hacerlas diferentes hasta convertirlas en irrepetibles. Por eso mismo, al iniciar la lectura de un libro debemos dejar atrás el recuerdo para potenciar el disfrute y favorecer la sorpresa. El premio será una nueva pieza para el laberinto de ficción en la que nos perdemos a lo largo de la vida. Un laberinto que inevitablemente también forma parte de la autobiografía de cada lector@.

GÉNESIS DE LA HISTORIA: Dicen que todo santo tiene su octava y en lo que atañe a la semilla de esta entrada así ha sido. No hacía ni 36 horas que mi post sobre Rebeca había visto la luz que mis progenitores me regalaban Mi prima Rachel para Sant Jordi. Así que investigando un poco descubrí que tal día como hoy Daphne du Maurier hubiera cumplido 110 años. De este modo, nació el “reto Rachel”, el cual consistía en leer la novela y hoy publicar una entrada en el Kuaderno. Como no me gusta fastidiar una lectura adelantando detalles, decidí escribir sobre lo que significa para mí leer. Me he dejado muchas cosas en el tintero. Ahora bien, mientras el sol se pasee por el horizonte dispongo aún de tiempo para contároslo. ¡Buena lectura! 

© Elisabet Gimeno Aragón 2017
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...